12 ene. 2015

8 consejos para mantener tu artículo de fieltro como el primer día

¡Hola!

Hace un tiempo te conté qué es el fieltro y cómo está elaborado este material tan versátil (y si no lo recuerdas no te preocupes, puedes verlo aquí). Así que ya sabes que es muy diferente a la tela, y por ello requiere también unos cuidados diferentes. 

Hoy te voy a dar unos consejos muy sencillos, pero muy importantes si quieres conservar como el primer día ese regalo de fieltro tan precioso que te has o te han regalado estas Navidades.



  • Evita los roces continuados. En artículos como un broche, esto es fácil de evitar porque seguramente lo llevarás enganchado en alguna prenda, como una chaqueta o abrigo, y como mucho puede rozarse con algo tan liviano como un pañuelo. Pero en el caso de los llaveros, es bastante más complicado. 

  • Mi consejo es evitar la tentación de colgarlo con las llaves, y utilizarlo por ejemplo como adorno en un bolso o una mochila; ¡o al menos evita llevarlo colgando en el bolsillo del pantalón! Así te durará mucho más.

  • Si con el roce se ha formado alguna bolita, córtala con unas tijeras. Utiliza unas tijeras pequeñas y afiladas, y corta colocándolas en plano sobre el fieltro. 

  • Es muy importante no tirar de la bolita, ya que es probable que todo el fieltro de debajo se acabe desarmando en el intento de arrancarla. Todo esto sirve también para los pelitos del fieltro que se van deshilachando, aunque no hayan llegado a formar una bolita.

  • Evita lavar el fieltro. Al lavarlo, el fieltro puede encogerse y deformarse, por lo que tu muñeco podría estropearse irremediablemente.

  • Si no te queda otra opción que lavarlo, hazlo poniéndolo a remojo en agua fría con un poco de vinagre y no lo dejes demasiado tiempo.

  • También puedes humedecer un paño en vinagre y frotar suavemente la pieza de fieltro, si se trata de una mancha aislada.

  • Procura no fortarlo ni escurrirlo demasiado fuerte. Si lo frotas en agua con jabón, los hilos que forman el fieltro se separarán, y si lo escurres retorciéndolo podría deformarse.

  • Déjalo secar al aire o sobre una toalla para que absorba la humedad, y no pongas pinzas para evitar marcas.

Seguro que con estas claves te resultará mucho más fácil mantener tus broches y llaveros como el primer día durante más tiempo sin mucho esfuerzo. ¡Tan sólo hay que ser un poco cuidadoso y lucirlos con orgullo!

¿Conocías estos trucos? ¿Tienes alguno más para conseguir que tus complementos de fieltro estén como el primer día? ¡Cuéntamelo en un comentario, estaré encantada de leerte!

2 comentarios:

  1. Muy buenos consejos! :) Me los apunto! (Y) Gracias!

    ResponderEliminar

No te imaginas la ilusión que me hace recibir comentarios; así que si estás dudando si escribir o no..., ¡hazlo! A mi me haces feliz, y tú no te quedas con tu felicitación, duda, o sugerencia en el tintero. ¡Gracias mil!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...