26 may. 2014

La cara B

¡Hola!

¿Qué tal habéis pasado el fin de semana? ¡Espero que hayáis cargado pilas para empezar bien el lunes!

¿Recordáis las cintas de cassette? Entonces recordaréis que siempre, o casi siempre, las mejores canciones estaban en la cara A, y era la que más poníamos, la que más nos gustaba.

Con los broches pasa algo parecido. Queremos algo bonito para ponernos en la solapa, en un tirante, en un bolso... ¡dónde sea! Pero, ¿y la parte de atrás de un broche? ¿Qué pasa con la cara B?

Igual os imagináis algo horroroso, lleno de hilos, nudos y remates. Pero os aseguro que nada de eso. Así que hoy os quiero enseñar la cara B de algunos de mis broches, para que veáis que se cuida el detalle al máximo, y así ya de paso se le quita la duda a algún curioso, que siempre los hay.


¿Adivináis qué broches son? Creo que uno aún no lo habéis visto, pero pronto aparecerá por aquí...


A este pequeñajo lo conocistéis hace poco, ya véis que algunos de los detalles se dejan ver también por detrás, pero si recordáis la parte de delante (si no os acordáis podéis verlo aquí) llevaba unas cuantas lentejuelas, el pico cosido... ¡y por detrás no se ve nada de nada!


Y esto que parece una galleta... ¿sabéis quién es? Puede tener pinta de galleta María, sí, pero lo mismo, que no se vea ni un hilo, ni un nudo, ni nada fuera de lugar. Todo va bien rematado y escondido. Para los que aun sigan mirando la foto con cara de "¿seguro que no es una galleta?", aquí está la respuesta...


Con la elefantita no hay dudas jajaja. De todas formas, si alguien se perdió su post, también puede echarle un ojo aquí. Y diréis que precisamene el ojo es lo que le falta. Y la oreja. Claro, al fin y al cabo por detrás no se va a ver, así que con que vaya bien rematadito es suficiente. 

Otra cosa sería si en vez de un broche fuese un llavero, porque ahí no hay caras B que valgan. Ya os enseñé un ejemplo, ¿os acordáis del montañero?


Pues ya véis, así son las caras B de mis broches; siempre me gusta ponerles un cierre de broche de los que tienen una parte plana, y con un trocito de fieltro del mismo color esa parte plana va escondida y bien sujeta entre las dos costuras. Por eso siempre me empeño en repetir que todo, todo, va cosido a mano (menos cuando llevan ojos móviles, esos son los únicos que van pegados).

¿Qué os ha parecido? ¿Curioso, no? Pues como siempre, espero vuestros comentarios.

¡Nos vemos en el próximo post!

6 comentarios:

  1. La verdad es que es muy importante en un trabajo artesanal cuidar todos los detallitos! y tu lo haces genial!! enhorabuena y deseando ver la cara A de esos que todavia no nos has enseñado!!! feliz lunes guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marola! Tú tampoco te quedas atrás...jejeje
      Aún hay que esperar unos días, pero os tendré entretenidas con otras cositas... ;)
      Un besote y feliz semana!

      Eliminar
  2. Hola Anabel, muchas gracias por visitar mi blog, ahora soy yo la que está por aquí. Me encantan tus broches, son monísimos y muy bien rematados, que también es importante preocuparse de la cara B, como dices tú.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias Puri!!
    me alegro de que te gusten mis broches, estaré encantada de verte por aquí!
    Besitos!!

    ResponderEliminar

No te imaginas la ilusión que me hace recibir comentarios; así que si estás dudando si escribir o no..., ¡hazlo! A mi me haces feliz, y tú no te quedas con tu felicitación, duda, o sugerencia en el tintero. ¡Gracias mil!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...